El artículo de esta semana viene del libro BRANDOFFON de Andy Stalman, concretamente del apartado de marca.

La marca se constituye en una herramienta esencial para la diferenciación de un producto, servicio, empresa u organización y de ese modo en uno de los activos más importantes de un negocio competitivo. 

Con la finalidad de destacar, las empresas tienen que atreverse al cambio y atreverse a ser diferentes. Para ello el mayor reto al que tienen que anteponerse es el saber cómo es, pero sobre todo cómo será su consumidor en un futuro.

Brian Solins ( analista digital y sociólogo), <<Los consumidores tienen en su mano el mundo y esto requiere un nuevo planteamiento>>

Sobrevivirán las marcas que sepan adaptarse al cambio.

Tenemos que tener muy claro que el engagement, tiene una gran importancia.  Hoy en día es imprescindible hacer al cliente parte de la marca, hacerle sentir importante y que pertenece a algo.

A los consumidores lo que más les gusta es compartir y conectarse, cosa que hoy en día hacen a través de internet cuando miran las reseñas de los hoteles, miran la calidad de un producto que van a comprar…  Es por ello, que internet, ya no es una opción, es un factor clave en el desarrollo y la construcción de una imagen, de la identidad y sobre todo del negocio.

Tenemos que tener en cuenta que el cliente ya no solo busca ser escuchado, sino que además quiere soluciones. Ya no se centra en productos, lo que de verdad valora es la experiencia que la marca le aporta.

Las marcas son valores + emociones. 

Los cinco valores esenciales que toda marca debería tener:

  1. Simplicidad (el más importante)
  2. Transparencia
  3. Cercanía
  4. Sostenibilidad
  5. Accesibilidad

Por otro lado, la marca es el corazón del contenido y la comunicación. Vende lo que tiene una historia, lo que genera emociones. Para ello, una herramienta muy común que se suele utilizar es el storytelling.

Una buena manera de construir una buena reputación  en la era digital de cómo comunicar exitosamente, consiste en la estrategia de las 5 “Cs”, es decir:

  • Confianza
  • Contenido
  • Coherencia
  • Consistencia
  • Constancia

Teniendo en cuenta que la C más importante es la de: Cliente.

Hoy en día, las marcas exitosas son las que integran nuevas tecnologías y tienen un cambio de mentalidad.

Estos dos aspectos son los que dan valor a una marca. El valor podemos medirlo  con los aspectos financieros o con aspectos relacionados con la construcción de la marca. Estos segundos engloban  liderazgo, longevidad, Internacionalización, calidad percibida y fidelidad.

Por último, lo más importante es tener claro, que el concepto claro en una marca, se basa en el valor que ofrece y no en el precio.